Blog

Historia del Convento Esp. Santo

Bajo el título de “Fundación y desarrollo de la Región ‘Spiritus Amoris’ - Misiones”, la crónica provincial empieza mencionando la llegada de las Siervas del Espíritu Santo a la Argentina y su expansión a través del país, y a continuación encontramos el siguiente texto:

“La nueva Región fue fundada el 1º de enero del año 1957 y puesta bajo el amparo del Espíritu Santo con el título “Spiritus Amoris”. A ella pertenecen todas las casas de Misiones y Paraguay.”

Luego de unas semanas, el 11 de febrero de 1957, el Papa Pío XII creó la diócesis de Posadas, designando al Padre .Jorge Kemerer SVD[1] como su primer Obispo. El 8 de junio de 1957 recibió la consagración episcopal en la basílica del Espíritu Santo de Buenos Aires. 

Pero la ‘nueva región’ no tenía casa propia, y tuvo que compartir el edificio del Colegio Santa María hasta el 12 de agosto de 1960. Tan pronto como llegó el debido permiso de la dirección general, se inició el 31 de marzo de 1959 la construcción de la casa regional que avanzó a un ritmo bastante veloz. Pero antes, se tuvo cuidado de trabajar la tierra y cultivarla, la crónica lo registró así:

“Desde el 3 de agosto, un grupo de Hermanas viajaba cada mañana a Villa Lanús para limpiar el terreno. La Hna. Lúmina decía muchas veces: ‘Hay que plantar ya, más tarde no crece’. Se plantaron 700 árboles incluidos frutales, y también mandioca, repollo, zanahoria, lechuga, maní, melones, sandías, rabanitos, etc.”

Algunas Hermanas todavía recuerdan hoy (2011) estos trabajos que realizaron capitaneados por la Hna. Lúmina, cuando  ellas eran aspirantes o candidatas.

Finalmente amaneció el día de la partida hacia el nuevo hogar, a la casa que hasta hoy llamamos ‘Convento’. La cronista lo cuenta de este modo:

“Hoy 12 de agosto (1960) fue el traslado a Lanús. A las 5 de la mañana hubo santa Misa. A las 6 se despidió la Madre Regional a acompañó la asistente del Colegio Santa María. Fueron a Lanús en un camión bien cargado. Después de una hora, en otro viaje del mismo camión, fueron las Hermanas Florentina y Rafael y un tercer viaje llevó a las Hermanas Protasia, Marcela y 4 postulantes…”

Luego, fueron llegando las demás integrantes que formarían la comunidad conventual y eran: 6 profesas, 18 novicias, 10 postulantes, 30 candidatas y 26 aspirantes. Un total de 90 personas, y todas jóvenes. La crónica sigue informando sobre la inauguración del nuevo edificio:

“El domingo, 14 de agosto de 1960, a las 7,30 Mons. Alfonso Winsauer SVD, Vicario General de la diócesis de Posadas, celebró la primera santa Misa con la participación de todas las Hermanas. En el sermón, explicó la importancia de esta casa para toda la Región y para toda la Iglesia por ser un lugar de cultivo y formación de las esposas de Cristo. Después de la Comunión, el Señor Sacramentado estableció su morada en el tabernáculo. Luego, monseñor bendijo el vía crucis en la capilla, haciendo todas las ceremonias con mucha expresión. después de acompañarnos en el desayuno, bendijo también el vía crucis del 1er. piso.”

El retiro preparatorio al 2 de febrero de 1961 comenzó en la fecha tradicional, o sea, el 24 de enero. En la crónica se lee:

“Hoy comenzaron los retiros anuales en el convento, del que participan las novicias que harán su primera profesión y las que terminaron el primer año de noviciado, las postulantes que recibirán el hábito y 14 profesas, de las cuales 2 harán los votos perpetuos. No fue fácil encontrar lugar para todas ellas…”  

Los terrenos contiguos al convento se fueron transformando en una especie de granja. Además de lo cultivado en plantas y legumbres, se introdujo la creía de gallinas, cerdos y ganado mayor para aprovechar los pastizales existentes.

Con el año escolar, empezaron también para las novicias y postulantes las clases de Historia Sagrada, Catecismo, lecciones de castellano y alemán. Ya a mediados de 1961, las junioras dieron rienda suelta a su fervor misionero catequizando los alrededores:

“Entre las jóvenes profesas reina la fiebre misional. En el recreo de la noche, con mucho entusiasmo se ensayan canciones para niños de la catequesis. Hoy a las 2 de la tarde salieron a 5 centros. Al más alejado va la Hna. María Luján acompañada de la Hna. Marisusana y de Zulma. A Santa Inés, la señorita Luisa lleva en su jeep a las Hermanas Marcela y Luz María. Las Hermanas Rafael, Maridora y Estéfani eligieron el centro de la Garita, donde recibieron permiso para dar catequesis en la escuelita.  Las Hermanas Edelmaris, Marimirta y Hermela juntaron los chicos del hipódromo. Las Hermanas Lúmina, Angelmara y Analicia quedaron cerca del convento, porque enfrente del mismo vive una pareja anciana, los Quincoses, que con gusto ceden sus piezas para la catequesis. Durante la semana, la Madre Regional prepara a las Hermanas a la catequesis dominical para que puedan transmitir con alegría y seguridad las enseñanzas del catecismo.”

La atención espiritual y sacramental de la comunidad del convento estaba asegurada por la presencia de 2 fervorosos Verbitas, ex misioneros de la China, los Padres Juan Bockwinkel (luego Obispo de Encarnación, Paraguay) y Francisco Krieg.

El 10 de octubre de 1962, junto con la aprobación del Generalato para ampliar la casa regional, se tuvo noticia que estaban llegando desde Alemania 2 misioneras, a saber, las Hermanas Maribeatrix Schulhoff y Elisabeth Seidel (+1968). Según parece, estas Hermanas eran las primeras Siervas del Espíritu Santo que llegaban desde Alemania a Misiones después de la 2ª Guerra Mundial.

El 24 de febrero de 1963 la crónica trae una noticia importante: “Hoy se publicó que, con permiso de la Santa Sede y de la dirección general, nuestra Región pasó a ser ‘Provincia’.”

El 13 de octubre de 1967, leemos lo siguiente: “Se enfermó la Hna. Elisabeth. La Hna. Superiora Cirila la llevó a Buenos Aires.” Y el 21 de febrero de 1968: “Último mes de la Hna. Elisabeth – regresó de Buenos Aires – a la tarde recibió la Unción de los Enfermos.” El 3 de marzo: “La Hna. Elisabeth fue empeorando y a la mañana siguiente, pasó a la eternidad a las 9,40…”

El 17 de octubre de 1968 se recibió del Generalato la noticia que la superiora provincial Deomaria había sido nombrada Consejera General. Finalizado el Sexto Capítulo General, la Hna. Deomaria regresó a Misiones para preparar su regreso a Roma, dejando como sucesora en el cargo de superiora provincial a la Hna. Ermtrud Breitkopf.

Aun cuando era muy sentida la necesidad de ampliar el edificio y la aprobación estaba concedida, se hizo esperar la puesta en marcha de la obra, según puede notarse en el siguiente informe:

“En la primera quincena de marzo (1970) se comenzó con la  ampliación del edificio de la casa provincial, algo que estaba largamente planeado. Hasta Pascua estaría lista la excavación del fundamento y ya ahora se van delineando los contornos de la capilla y de las habitaciones.”

El 14 de agosto de 1971, luego de comentar el trágico accidente sufrido en la ruta nacional 12, cerca de San Cosme, Corrientes, que costó la vida a la Hna. Tomasa Schwindt y a otras 3 personas de Apóstoles, la crónica asienta el 7 de septiembre de 1971:

“La edificación del sector para ancianas y enfermas comienza a ser realidad. Hoy fue abierta la pared por donde se unirán las 2 partes del edificio.”

Se trata aquí del sector que actualmente se identifica como ‘ex enfermería’, pero casi cerca de 20 años albergó a las Hermanas ancianas y enfermas, y desde donde muchas emprendieron el viaje a la eternidad.

El 2 de diciembre de 1991, hay una breve referencia a la probable construcción del actual pabellón de las Hermanas ancianas:

Se hizo la 2ª loza de la primera parte del edificio de la enfermería.”

Fuera de esta frase, no hay otra constancia en la crónica que registre algo sobre el propósito, el monto y el constructor de esta obra. Tal vez fue decidido en una asamblea o capítulo provincial.

Pero antes de esta realidad, hubo otro acontecimiento de interés para toda la provincia: la bendición de la nueva capilla por nuestro Obispo,

Mons. Jorge Kemerer, y la consagración del altar. La cronista empezó por describir la capilla:

… es hermosísima, espaciosa, ventilada y acogedora, invita a la oración… Se trata de una construcción moderna, diseñada por el Hermano Bernardo Dierschke SVD Abarca una superficie de 319 m². En su parte más ancha, mide 20 m y su longitud es de 21 m. La altura mayor detrás del altar tiene 7 m. y la más baja 5,5 m. El altar, el ambón y el pilar del sagrario están trabajados en mármol gris y negro. Sobre el pilar está el hermoso tabernáculo donado por la Madre General…”

Hasta aquí, los datos referentes al Convento Espíritu Santo que se extienden hasta el 2 de agosto de 1976, fueron tomados de la crónica provincial traducida por la Hna. Paulita Kriger.

La situación actual de la provincia SSpS de Misiones es muy diversa de la que se vivió en las décadas precedentes, ante todo en lo referente al personal. Hoy, 2011, la superiora del convento es al mismo tiempo enfermera en el Hospital de Área H. Valdovinos de San Ignacio, al que viaja dos veces por semana, cumpliendo cada vez un turno de 16 horas. Casi todas las integrantes de la comunidad son Hermanas de mucha edad y poca salud. Gran parte del trabajo en la limpieza, cocina y atención de las enfermas es realizado por personal laico.

Con los nombramientos de 2009, el sector de la enfermería pasó a la categoría de comunidad con superiora propia, cargo que ejerció la Hermana María Virginia Coronil hasta el 1º de agosto de 2011, siendo reemplazada por la Hermana Etelvina Warken.

Nosotros

Nuestra misión común: hacer que el amor salvífico de Dios Uno y Trino sea conocido por todas las personas.

Ultimas novedades

Layout Type

Presets Color

Background Image